Contacto

947 50 07 31

Diferencias entre cerdo Duroc y cerdo blanco

Compártelo en tus redes:

La raza de cerdo Duroc cada vez es más conocida ya que está presente en muchos de los embutidos y jamones que consumimos de forma habitual.

Esta raza también proporciona una carne de alta calidad, perfecta para la elaboración de productos frescos como secreto, panceta, lomo… Piezas que son muy apreciadas por los consumidores.

En ACH llevamos más de 20 años seleccionando genéticamente los mejores ejemplares de cerdo Duroc, somos especialistas en la raza.

Debido a su calidad genética, Duroc es una raza idónea para su cruce con las mejores D.O. de Ibérico. En Hermanos Chico Galindo cruzamos la raza Duroc tanto con los cerdos ibéricos como con nuestra especial selección de razas blancas. Dando como resultado una carne de sabor inigualable caracterizada por su color rosa oscuro, jugosidad y característico aroma.

A continuación, te explicamos los distintos orígenes y características de ambas razas: Duroc y capa blanca.

 

Diferencias entre la raza de cerdo Duroc y el cerdo blanco 

 

Cerdo Duroc 

Se introdujo en España en los años 60 procedente de Estados Unidos. Es el resultado del cruce entre Old Duroc y Red Jersey. Genéticamente tienen más similitudes con los cerdos ibéricos que con los convencionales de raza blanca.

Son cerdos de tamaño medio, de color rojizo y abundante pelo largo, con las orejas caídas hacia adelante. El tronco es de tamaño medio, arqueado y cuenta con unas extremidades largas, medianamente finas, con unas pezuñas fuertes de color negro.

Se está utilizando como raza finalizadora en los cruces de porcino blanco, ya que proporciona una infiltración grasa que hace que estos productos mejoren sus cualidades y sabor.

Es la única raza cuyo cruce con Ibérico se permite dentro de la Norma de Calidad del Ibérico (R.D. 1469/2007, de 2 de noviembre), hasta en un 50% de sangre, siempre por vía paterna.

 

Carne:

Su carne tiene un alto contenido en grasa infiltrada y su jugosidad, con más veta y un sabor más intenso. Tiene una gran similitud con la del cerdo ibérico en cuanto a valores nutricionales y organolépticos, aunque es menos grasa.

La mayor infiltración de la carne hace que las piezas nobles del cerdo, jamón, lomo y paleta, sean mejores para su elaboración y consumo, como los productos curados de La Granja de Chico.

La carne fresca es además mucho más sabrosa y tierna por este mayor porcentaje de grasa infiltrada.

 

Cerdo blanco 

Hay varias razas de cerdo blanco pero las más habituales para consumo humano son Landrace, Large White y Pietrain. Estas razas han sido mejoradas genéticamente por la industria a lo largo de los años, de manera que los ejemplares de hoy en día distan mucho de las razas originales.

Son animales de extremidades gruesas y cortas, su piel rosada o clara es muy delicada y se quema con facilidad si está expuesta al sol.

 

Carne:

Los cerdos domésticos blancos han perdido la capacidad de acumular grasa subcutánea y tampoco la infiltran en los músculos, por lo que su carne, más magra, tiene menos sabor. Tienen en torno a un 25% de grasa.

Si comparamos una chuleta de cerdo blanco con una chuleta de Duroc, a simple vista veremos mayor presencia de infiltración de la grasa que tiene la carne del segundo y no pierde líquido en la sartén, con filetes más jugosos.

En ACH estamos especializados en la raza Duroc, que es perfecta tanto para la producción de cerdo ibérico como para la de blanco.

En definitiva, la carne de cerdo es un alimento sano y adecuado para toda la familia porque contiene zinc, fósforo o potasio como minerales más destacados, y se caracteriza por su contenido en vitaminas del grupo B como la B1, B3, B6 y B12.

Si quieres saber todos los beneficios que proporciona el consumo de carne de cerdo, lee nuestro artículo.